© Xavier Monsalvatje Project

En peligro permanente
989
page-template-default,page,page-id-989,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

En peligro permanente

“En nuestra época no existe tal cosa como ‘mantenerse fuera de la política’. Todas las cuestiones son cuestiones políticas, y la política misma es una masa de mentiras, evasivas, tonterías, odio y esquizofrenia“.

George Orwell
1984

“Hay rasgos de los regímenes totalitarios que se dan en las sociedades democráticas actuales, podemos poner ejemplos de todos conocidos: el control de los medios de comunicación convertidos en propaganda, la megalomanía arquitectónica, los presupuestos desmesurados en armamento, la ostentación de las élites, incluidas las monarquías que perviven ancladasen la anacronía, la opacidad del poder de las entidades financieras,… Todos estos mecanismos de opresión, diluyen nuestra capacidad de decisión, clave de nuestra autonomía política, y convierten los hechos sociales en un destino inevitable del que nadie es responsable, creando un vacío ético ocupado por la impunidad. Ya sólo se puede preguntar qué ha sucedido, no quién ha sido.
En peligro permanente es un proyecto que crea una iconografía inusual en la cerámica decorativa. Ya no son los motivos hagiográficos y míticos de la cerámica greco-romana; ni los dibujos ornamentales, en cuencos, platos y jarrones, en todas las culturas cerámicas. La obra de Monsalvatje plasma, con el azul de cobalto, formas paradójicamente armónicas del caos. Los rasgos del horror, esbozados antes, se convierten en una obra plástica brillante e hipnótica. No es una bandera del compromiso, la denuncia o la indignación, sino una obra comprometida, ya desde sus inicios, en diseccionar la memoria de las sociedades, recuperando en una taxonomía simbólica, como labor enciclopédica ilustrada, lo que define y, no queremos saber, configura nuestras vidas en peligro permanente”.

Juan Vich