© Xavier Monsalvatje Project

Las ciudades discontinuas
866
page-template-default,page,page-id-866,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Las ciudades discontinuas

“La forma de una ciudad permanece cuando la sustancia social que le dio vida ha desaparecido. Por eso, formalmente, la ciudad es también historia en sí misma. La ciudad en que vivimos tiene siempre un carácter de reliquia. La ciudad más profana es en alguna medida el lugar sagrado donde se da culto a los antepasados. Pero desde el punto de vista artístico, este constante suceder que es la ciudad misma no permite que se produzca con el debido sosiego la maduración de la obra lástica. La ciudad siempre ha sido y será, por la índole de su esencia, artísticamente fragmentaria, tumultuosa e inacabada. No encontramos en ella esa forma definitiva y redonda que ansía el sentimiento estético.

Por eso toda ciudad es, estéticamente hablando, una frustración. El hombre que ha conseguido realizaciones tan perfectas en el campo de la belleza, no ha conseguido crear la ciudad bella, a pesar de tantos y tan ingentes esfuerzos. Esto lo percibe cualquier temperamento estético que viaje y recorra las ciudades del globo. Unas más y otras menos, todas dejan en su ánimo, al final, una penosa insatisfacción.»

Fernando Chueca Goita
Breve historia del urbanismo

“La ciudad es algo más que un conjunto de individuos y de conveniencias sociales; más que una erie de calles, edificios, luces, tranvías, teléfonos, etc., algo más, también, que una mera constelación de instituciones y cuerpos administrativos.

La ciudad es más un estado del alma (a state of mind), un conjunto de costumbres y tradiciones, con los sentimientos y actitudes inherentes a las costumbres y que se transmiten por esta tradición.

La ciudad, no es un mecanismo físico ni una construcción artificial solamente. Está implicada en el proceso vital del pueblo que la compone; es un producto de la naturaleza y particularmente de la naturaleza humana”.

Robert E. Park
The City: Suggestions for the Study of
Human Nature in the Urban Environment

Es en este proyecto, donde el dibujo se convierte en maqueta, como un juego donde desenvolver la idea de planificación y ordenación del espacio. El urbanismo como influencia primordial  en el crecimiento de las ciudades a partir de la industrialización. Es así como estas piezas se convierten en paisajes oníricos que son el contrapunto a su proyecto forgotten landscapes.

Estas maquetas sobre la arquitectura y en este caso sobre la arquitectura o el espacio industrial, realizadas en cerámica, nos sugieren la idea de estar viendo un elemento arqueológico, porque a lo largo de la historia, los modelos a escala siempre han constituido un medio de representación importante. Los vikingos utilizaban maquetas para elaborar los métodos de construcción de sus embarcaciones y por eso constituían el primer paso para cualquier proyecto. Los antiguos romanos, griegos, fenicios, egipcios, incas, mayas y prácticamente en todas las civilizaciones, siempre han utilizado las maquetas para representar las posibilidades reales de acción y de representación espiritual del hogar en donde las almas poder refugiarse o establecerse en otro lugar, pero a su vez la maqueta se convierte en juego y exploración de la imaginación y quizás un  modelo a escala de una ilusión, de una narración.